En nuestra sociedad, muchos temas relacionados con nuestro aparato reproductor y urinario siguen sufriendo tabús. Mi intención es ir destapando poco a poco esos tabús e ir acercando a la sociedad el conocimiento científico que existe sobre las estructuras, funcionamiento, fisiología, tipos de patologías, desencadenantes, factores de riesgo y tipos de tratamiento de nuestro suelo pélvico.

La incontinencia urinaria (IU) es una patología que afecta en España a un 24% de mujeres y un 7% de hombres, aumentando a un 30-40% en mujeres de mediana edad y un 50% en mujeres ancianas. En hombres, a partir de los 65 años aumenta al 14-29%. Consiste en la incapacidad de contención de la orina, por lo que se producen desde escapes al vaciado completo de la vejiga en diferentes situaciones. La incontinencia puede aparecer debido a diversos factores, el embarazo, las intervenciones quirúrgicas (cirugías de próstata o histerectomías) y el envejecimiento son las más habituales y en todos esos casos es posible un tratamiento conservador a través de la fisioterapia por el que disminuir o eliminar la incontinencia.

Existen distintos tipos de incontinencia urinaria, la de esfuerzo (IUE) es una de las más habituales y en otro artículo intentaré explicar todos los tipos de incontinencia, los desencadenantes y los posibles tratamientos. La IUE consiste en pequeños escapes de orina durante la realización de un esfuerzo, que dependiendo de la gravedad de la lesión, puede aparecer al realizar grandes esfuerzos como actividad física intensa, levantamiento de pesos, carrera, saltos… o en esfuerzos cotidianos como pueden ser estornudar, toser, levantarse, cambiar de posición, agacharse… El que sólo perdamos unas «gotitas» no significa que no tengamos incontinencia, ya que esa «pequeña» pérdida no debería aparecer si tuviéramos un suelo pélvico sano.

El suelo pélvico está formado por una serie de músculos cuya finalidad es el desarrollo normal de nuestra actividad sexual y de la continencia urinaria y fecal. Uno de los músculos más importantes es el elevador de ano que es capaz de realizar trabajo de continencia urinaria debido a la capacidad  que tiene durante la contracción de comprimir la uretra. La continencia urinaria es un complejo proceso que depende de otros muchos mecanismos y que intentaré abordar en otros artículos.

Con este artículo, me gustaría hacer entender que el suelo pélvico es una estructura compleja formada por un conjunto de musculatura, nervios, ligamentos, vísceras y articulaciones que tiene que estar en continua adaptación a nuestra postura y actividad. Es una estructura como otra cualquiera que forma parte de nuestro cuerpo, sin embargo, muy pocas personas son las que lo ejercitan con regularidad o le presta atención en su día a día. El ejercicio físico es un proceso importante para el mantenimiento de nuestra salud física y mental, que consiste en el entrenamiento muscular y articular para conseguir una mayor fuerza, resistencia, flexibilidad etc que puedan ayudarnos a tener mayor calidad de vida y poder prevenir determinadas dolencias y patologías. Todo eso, podríamos aplicarlo al suelo pélvico.

Desde la fisioterapia, podemos prevenir, disminuir y corregir diversas disfunciones, entre ellas la incontinencia urinaria. Eso se consigue mediante la aplicación de diversas técnicas que buscan diferentes objetivos, todos ellos importantes en la continencia:

Espero que te sirva de utilidad este artículo y por favor, si tienes algún tipo de problema en el suelo pélvico consulta a un profesional médico o fisioterapeuta especialista para que te informe acerca de las posibilidades en cada caso.

Autora del texto: Ana Rivas Carabias

Fuentes:

Bø, K., Berghmans, B., Mørkved, S. and Kampen, M., 2014. Evidence-Based Physical Therapy For The Pelvic Floor. 2nd ed. London: Churchill Livingstone.

Kirby AC, Lentz GM. Lower urinary tract function and disorders: physiology of micturition, voiding dysfunction, urinary incontinence, urinary tract infections, and painful bladder syndrome. In: Lobo RA, Gershenson DM, Lentz GM, Valea FA, eds. Comprehensive Gynecology. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 21.

Newman DK, Burgio KL. Conservative management of urinary incontinence: behavioral and pelvic floor therapy and urethral and pelvic devices. In: Wein AJ, Kavoussi LR, Partin AW, Peters CA, eds. Campbell-Walsh Urology. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 80.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *